martes, 17 de febrero de 2009

Transculturación forzada por nuevas tecnologías

Por: Mario Eduardo González González.

Figura 1. Culpable de la transculturación.

Últimamente viendo películas “ochenteras” me di cuenta cómo ha cambiado la cultura en tan pocos años; esto fue como transportarme al pasado cuando las computadoras tenían la pantalla negra con letritas verdes y los copetes de las mujeres de la televisión rebasaban su talento histriónico. Es más, no yéndome tan lejos, viendo fotos mías (de esas donde la familia se ve fresca), podía ver a un señor con un “biper” enorme colgando de su cinturón y viendo una película en la televisión de 40 pulgadas debajo de una “videocasetera”.

Todo esto me hizo pensar a donde va todo, por qué la sociedad ha estado viviendo una transculturación intensa en tan pocos años gracias a la tecnología, que cada vez avanza con pasos gigantescos.

“Las nuevas tecnologías cada vez son más en cantidad y en calidad, lo que puede mejorar la vida de las personas pero no la del planeta Tierra, ya que cada dia se ve como se desmejora”

Las relaciones entre personas han cambiado, la comunicación ha cambiado, la juventud, la niñez, los juegos, el trabajo , la compra y venta de objetos, la vida en general ha cambiado gracias a las nuevas tecnologías, dejando a un lado la imaginación, la interacción y el ingenio de las personas.

El desarrollo de la tecnología ha mejorado, pero esto parece hacer que la razón de las personas disminuya, y creando mayor capitalización y enajenación entre el pueblo, la cultura de masas a la que todos estamos inmersos, la poca imaginación que los niños tienen, la falta de innovación por parte de los jóvenes gracias a la televisión, el incremento de violencia urbana gracias a los videojuegos entre otros grandes problemas.

La tecnología parece ser usada solo por las grandes corporaciones para capitalizar hasta el aire y no se ve que la tecnología se use para fines ecológicos o de preservación de la naturaleza que es para mi más importante que hacer más ricos a los ricos.

Me atrevo a decir que solo los que pueden tener tecnología en sus manos son los que lo pueden pagar, por lo cual solo unos cuantos la usan para regresar lo que le pertenece al planeta.

Esto continuará, pero está en nosotros utilizarlas para algo que beneficie al mundo y no solo a las personas y su hambre de dinero y poder.

La transculturación es inminente pero la decisión está en cada uno de nosotros, el no dejar que la tecnología nos deshumanice haciendo lo que nuestro cuerpo aún puede hacer, obligándonos a ser esclavos de máquinas enchufadas a la luz.

Pensando que la Tierra tiene 6.600 millones de años, la vida en la Tierra 3.5 millones de años y las nuevas tecnologías menos de 20 años, me atrevo a decir que si no existe una transculturación adecuada al planeta.

El planeta nos ha dado todo lo que necesitamos y nosotros a cambio le hemos dado una patada en el trasero, no falta mucho para que el planeta nos la regrese.

___________________________________________________

• Mario Eduardo es alumno del grupo A201-X de la Licenciatura en Comunicación Multimedia